Encuentro de San Francisco con el Sultán

Bajo la convicción de priorizar el Evangelio como forma de vida, San Francisco de Asís decidió abrir nuevos horizontes, a través de un acercamiento con el Islam, que se llevó a cabo tras cinco intentos, en tiempos en que “la guerra entre cristianos y sarracenos (musulmanes) crecía a diario entre dureza y crueldad”, explicaba el fraile medieval Tomás de Celano.

“El Señor me ha concedido a mí vivir según la forma del santo Evangelio” decía el santo de Asís, quien no se rindió a las dificultades y con entereza y valentía buscó relacionarse con una realidad y cultura diferente a la suya. Así, en 1219, tras ser apresado, golpeado y amenazado de tortura, San Francisco logró encontrarse con el Sultán Malik-al-Kamil de Egipto para entregarle un mensaje Dios para la salvación de su alma.

Pese a que el sultán no logró convertirse, recibió al fraile con honor y se negó a la posibilidad de atacarlo, como pedían los sarraceros (musulmanes). Escuchó su prédica de fe en Cristo durante algunos días y hasta temió que alguno de su ejército lograra “convertirse a Dios por la eficacia intensa de sus palabras”, señalaba el teólogo Jacobo Vitry.

En su regreso a occidente, San Francisco afirmaba: “La misión es escucha y comunicación; es vivir con los otros: es abrir los ojos a la realidad de los otros: es creer que el reino de Dios está ya en medio de nosotros, en profundidad, en toda persona, aunque esta no sea cristiana; es estar abiertos y disponibles para la justicia y para la paz; es dar y recibir al mismo tiempo”.

 

Fuente: http://www.iglesia.cl/38057-familia-franciscana-conmemorara-los-800-anos-del-encuentro-entre-san-francisco-y-el-sultan.html